Puedes contactar con nosotros a través de Teléfono o Whatsapp: 689752621

⚡ Aprovecha los productos con entrega inmediata 24h ⚡

¿Dormir con la boca abierta puede causar problemas?

dormir con la boca abierta

¿Tiendes a abrir la boca mientras duermes? ¿Te preguntas si dormir con la boca abierta puede causar problemas de salud? ¿Te interesa saber qué puedes hacer para romper este hábito? ¡Estamos aquí para ayudarte!

En Dormideo te ayudamos a dormir a cuerpo de rey ofreciéndote la mejor gama de productos de descanso y dándote los mejores consejos para cuidar tu salud mientras disfrutas de un sueño reparador. 

En este artículo te contamos cuáles pueden ser las consecuencias de dormir con la boca abierta, cómo detectar si respiras por la boca mientras duermes y las razones por las que puedes estar haciéndolo. Además, también te explicamos qué métodos puedes utilizar si quieres quitarte este hábito. ¡Toma nota y empieza disfrutar de un mejor descanso!

Consecuencias de dormir con la boca abierta

Lo primero que tienes que saber sobre los problemas que puede acarrear dormir con la boca abierta es que respirar por la boca mientras se duerme no es una situación normal. Habitualmente, este hábito aparece cuando la respiración nasal (nuestra forma habitual de respirar) no es buena o suficiente.

Es un problema que puede darse por múltiples razones, como veremos a continuación, y aunque no siempre sea un motivo de alerta sí que es importante corregirlo porque puede causar ciertos problemas a largo plazo.

Entonces, ¿dormir con la boca abierta puede causar problemas? Sí, aunque normalmente no son excesivamente graves.

La principal consecuencia de dormir con la boca abierta es que la respiración oral suele acompañarse de ronquidos más o menos profundos que pueden ser una molestia, especialmente si se comparte el lecho con otra persona. Los ronquidos pueden ir además acompañados de apneas, unas pausas en las respiración que aparecen porque, al dormir con la boca abierta, la base de la lengua se puede ir hacia atrás disminuyendo el paso de aire por la faringe.

Otras consecuencias derivadas de dormir con la boca abierta pueden ser la sequedad en boca y garganta y la aparición de caries o faringitis. Esto se debe a que, como hemos comentado antes, la boca realmente no está diseñada para respirar y no cuenta con las defensas naturales que tienen las mucosas nasales. Como consecuencia, se pueden producir infecciones como la faringitis o la rinorrea.

Las caries, por otro lado, pueden aparecer porque los cambios de temperatura y humedad del aire alteran el pH de la cavidad oral, favoreciendo la presencia de microorganismos.

Cómo saber que duermes con la boca abierta

Ahora que ya sabes que dormir con la boca abierta puede causar problemas seguro que te preguntas cómo puedes detectar si tienes este problema. Estos son algunos síntomas que pueden servirte de guía:

  1. Ronquidos: Son la consecuencia directa de respirar por la boca mientras duermes. Así que, si te han avisado de que roncas, lo más probable es que tengas este problema.
  2. Apneas: Las reconocerás porque producen una sensación muy característica. Sentirás que te quedas sin aire mientras duermes entre ronquido y ronquido. Cuando las apneas son muy profundas puede que te despiertas sobresaltado por la falta de aire y notando que te cuesta respirar.
  3. Aumento de caries: Como te hemos contado antes, dormir con la boca abierta afecta al pH de la boca. Al volverse más ácido, se crean las condiciones idóneas para la proliferación y la supervivencia de las bacterias que originan las caries.
  4. Aparición frecuente de infecciones de garganta, faringitis o rinorrea: Como hemos explicado antes, las mucosas de la nariz cuentan con unos métodos de defensa naturales que nos protegen de agentes infecciosos mientras que la garganta no, ya que no está diseñada para ese propósito. Por lo tanto, al dormir con la boca abierta se aumenta el riesgo de tener este tipo de problemas. Si los sufres frecuentemente puede ser un síntoma de que tienes este hábito.
  5. Boca seca y/o irritación de garganta: Aunque este problema no siempre sea una consecuencia de dormir con la boca abierta sí que es un síntoma muy habitual ya que el paso del aire al interior de la garganta hace que esta se reseque y que se irrite.
  6. Voz ronca o carraspera: Son el resultado de la irritación de garganta que produce respirar por la boca mientras se duerme.
  7. Problemas de descanso: Despertarse cansado o irritado puede deberse a diferentes causas, abrir la boca mientras duermes es una de ellas. 

Razones por las que puedes dormir con la boca abierta

mujer durmiendo con la boca abierta

Ya sabes las consecuencias y cómo detectar si respiras por la boca mientras duermes pero, ¿te has preguntado por qué puedes tener este problema? Te contamos cuáles son los motivos más comunes por los que puedes estar durmiendo con la boca abierta:

  1. Infecciones respiratorias: Las personas respiran por la boca cuando duermen porque su respiración nasal es insuficiente y necesitan más oxígeno. Por eso, problemas como el asma, la sinusitis, las alergias estacionales o una gripe o resfriado pueden hacer que tengas que respirar por la boca mientras duermes.
  2. La postura al dormir: Hay posturas que permiten una mejor la circulación de aire que otras o que favorecen diferentes posturas. Por ejemplo, aunque dormir boca arriba sea lo más saludable para nuestra espalda, puede aumentar la tendencia a dormir con la boca abierta. Sin embargo, con una buena almohada pueden prevenirse la mayoría de problemas derivados de la postura que adoptamos al dormir. Si te interesa saber más no te pierdas el artículo en el que te contamos cómo escoger la mejor almohada según tu postura al dormir.
  3. Sobrepeso: Los pulmones de las personas con sobrepeso a veces deben de hacer un esfuerzo extra para respirar en comparación con las personas que pesan menos. Por eso, en muchas ocasiones respirar por la boca ayuda a compensar el sobreesfuerzo. 
  4. Problemas congénitos: Es decir, la forma de la nariz o de la mandíbula o tener el tabique nasal desviado. En estos casos, lo habitual es recurrir a la cirugía en función de la gravedad del problema.
  5. Consecuencia del tabaco: Fumar hace que el revestimiento de las vías respiratorias se irrite y se produzca una hinchazón y congestión que dificulta la respiración por la nariz. El flujo de aire que entra con la respiración habitual es menor y es necesario abrir la boca para compensarlo.
  6. Un colchón inadecuado en mal estado: Un colchón con muchos años, con deformaciones o que no recoja y distribuya bien el peso al dormir puede afectar a tus hábitos de sueño o forzarte a adoptar una postura inadecuada que te lleve a abrir la boca al dormir.

Métodos para dejar de dormir con la boca abierta

¿Duermes con la boca abierta y te preocupa los problemas que pueda tener para tu salud? Te contamos cuáles son los principales métodos para eliminar este hábito. Además de prevenir futuras consecuencias para tu salud también notarás cómo empezarás a descansar muchísimo mejor.

La primera fórmula para evitar dormir con la boca abierta es intentar cambiar poco a poco tu postura al dormir. Como explicamos en el punto anterior, dormir boca arriba puede favorecer que abras las boca. Por eso, aunque sea una de las formas más saludables de descansar, si tienes este problema es más recomendable que intentes dormir de lado o boca abajo

Un truco muy interesante, especialmente si no eres capaz de cambiar de postura al dormir, es cambiar tu almohada. Las almohadas y cojines altos son perfectos para ayudarte a mantener los orificios nasales despejados y para favorecer el flujo de aire a través de las fosas nasales. Si tienes una cama articulada, también tienes la opción de elevar el tercio superior de la cama para que tu cabeza esté más elevada mientras duermes.

Otra opción, especialmente si tu mayor problema son los ronquidos, es utilizar aerosoles o tiras nasales. Las tiras nasales se colocan sobre el tabique para ayudarte a respirar mejor de forma natural, así no tendrás que respirar por la boca. Los aerosoles nasales, por otro lado, sirven para favorecer el paso del aire y son especialmente útiles en el caso de irritaciones; lo que les sucede habitualmente a los fumadores, por ejemplo.

En aquellos casos derivados de la propia forma de la nariz o mandíbula o cuando el tabique está desviado, lo más recomendable es consultar a un especialista. Los casos graves suelen requerir una cirugía para evitar el bloqueo de las fosas nasales que también aumentará tu calidad de vida.

Por último, en los casos de sobrepeso y cuando se sufren afecciones que afecten al sistema respiratorio como el asma o la alergia estacional, también es muy recomendable consultar con un especialista para tratar el problema de raíz y de paso solucionar su consecuencia, dormir con la boca abierta.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

30 noches de prueba

Envío gratuito de 2 a 3 días *

Garantía de 36 meses

Directo de fábrica en España